Represión en Cuba

Cambio en Cuba: El ingrediente esencial

Diario Las Americas
Publicado el 09-27-2007

Cambio en Cuba: El ingrediente esencial
Por Julio Estorino

El tema del paso de Cuba a la democracia, la transición hacia el estado
de derecho, el cambio, en fin de cuentas, es el más absorbente en lo que
a la Isla toca en los tiempos presentes. El ocaso de , más
allá de partes médicos, y el extendido deterioro de la situación del
país en todos sus aspectos, han dado nuevo impulso a la ponderación de
algo que sí podemos considerar como "destino manifiesto": la
reivindicación de los derechos del pueblo cubano, que habrá de llegar,
más tarde o más pronto.

Muchos observadores y analistas de la situación cubana –yo entre ellos-
se han detenido a considerar los barruntos y las insinuaciones de la
necesidad de cambios en la casi totalidad de la vida nacional que
recientemente han producido notorios miembros de la nomenclatura
castrista, cuyas cuasi-propuestas se presentan invariablemente, por
convicción o para protección, como "cambios dentro de la revolución".
Algunos, por otra parte, han destacado cómo, en las calles y plazas
donde antes eso mismo se susurraba cautelosamente, cada vez más cubanos
de a pie hablan desenfadadamente y en tono crítico de la ineficacia del
gobierno, la ausencia de derechos que padecen ellos mismos y, también,
de la necesidad de cambios.

No se puede ignorar, además, que el hacer ver lo imprescindible de los
cambios, y la concientización al respecto, ha sido una tarea paciente y
constante de organizaciones del y, heroica muchas veces, de la
disidencia interna, ambas factores clave en cualquier ecuación de cambio
real en Cuba.

Sin embargo, llegado el momento, todo esto pudiera quedarse en frases
huecas, tácticas de entretenimiento, o intentos inconexos incapaces de
llegar a buen puerto, si no aparece en la generalidad de la población
una voluntad de cambio que canalice la necesidad de cambios. Esa
voluntad de cambio es el ingrediente esencial para que el cambio se
produzca, y crecerá a la par que crezca la certeza de que tal cosa no se
puede esperar de nadie: ni de los "americanos", ni, mucho menos, de los
propios castristas y solamente si, además, se hace evidente para los más
que no existe para ellos la posibilidad de abandonar el país. A mi
entender, solamente esa conjunción de circunstancias, que lleven al
convencimiento generalizado de "tenemos que cambiar esto, porque nadie
lo va a cambiar por nosotros, no podemos seguir viviendo así y, además,
no podemos irnos de aquí" sumará los millones de descontentos a los más
importantes agentes de cambio, que son los disidentes.

¿Se aproxima ese momento?… Yo no lo sé, pero, por lo que pueda tener
de indicativo, creo que debiéramos anotar un par de hechos recientes:

En Santa Clara, este 24 de septiembre, alrededor de 40 activistas de
derechos humanos y familiares del prisionero político Carlos Luis Díaz
Fernández, que estaban protestando frente a la prisión conocida como "El
Pre", donde éste se encuentra encarcelado, decidieron hacer una caminata
hasta el parque "Leoncio Vidal" en el centro de la ciudad, lugar donde
está situada la radioemisora provincial CMHW. Según lo narra el
Guillermo Fariñas, la caminata terminó con un
"plante" de los activistas frente a la emisora, mientras que Marilín
Díaz Fernández y Lázaro González Adán, hermana y cuñado respectivamente
del prisionero, entraron a las instalaciones, y conminaron a los
periodistas y funcionarios estatales presentes a denunciar los abusos
que se cometen en la prisión "El Pre", en la misma manera en que
denuncian abusos en las prisiones de Abu Ghraib, en Iraq, y en la de la
Base Naval de Guantánamo. Marilín y Lázaro fueron expelidos
violentamente de la emisora, pero se sentaron en la calle, junto al
resto de los manifestantes, interrumpiendo el tráfico al tiempo que
coreaban consignas anticastristas. Fueron todos rodeados por unos 80
miembros de una Brigada de Respuesta Rápida, quienes los empujaban y
apedreaban, pero, a la vez, comenzaron a confluir allí, de acuerdo a
Fariñas y otros activistas, tal cantidad de villaclareños que ellos los
calculan en varios miles, los cuales, en su gran mayoría, mostraban
solidaridad con los opositores.

Así las cosas, la Sección General de Inteligencia de la Seguridad del
Estado en Villaclara hizo llegar allí tres autobuses, dentro de los
cuales fueron forzados a subir los manifestantes, según sus lugares de
procedencia, ya que había en el grupo opositor habaneros y camagüeyanos,
además de los propios villaclareños. Para sorpresa de todos, los
activistas fueron transportados a sus hogares respectivos y, hasta el
momento en que escribo estas líneas, unas 36 horas después de ocurridos
los hechos, no habían sido detenidos ni encausados.

Mientras esto ocurría en Santa Clara, en La Habana, el mismo día 24,
festividad de Nuestra Señora de las Mercedes, advocación con la cual se
honra a la Virgen María como "liberadora de los cautivos" y una de las
más populares entre los católicos, así como entre los seguidores de los
cultos afrocubanos, 38 mujeres pertenecientes a las ,
familiares todas de presos políticos, así conocidas por vestir de ese
color para las actividades públicas con las cuales desafían al régimen
reclamando la liberación de sus cautivos, realizaban una caminata de
aproximadamente cuatro kilómetros por lo más céntrico de la capital. Con
flores en sus manos y en sus bocas el reclamo de la liberación de sus
familiares, salieron de Neptuno 963, donde vive Laura Pollán de Maseda,
portavoz del grupo, pasaron por lugares tan concurridos como el Parque
de la Fraternidad y llegaron hasta la Iglesia de la Merced, abarrotada
de público por la celebración, donde participaron de la misa, al igual
que hacen todos los domingos en otra iglesia, la de Santa Rita, en Miramar.

La diferencia estuvo en lo largo del trayecto recorrido y en las vivas
muestras de solidaridad recibidas de parte del pueblo. "Miles de
personas -dijo la siempre ecuánime Laura- se acercaron a nosotros para
apoyarnos". La manifestación se disolvió tan pacíficamente como comenzó.

El porqué de la actitud de las fuerzas represivas está libre a toda
interpretación. Lo verdaderamente importante está en el apoyo
impresionantemente explícito y numeroso manifestado por la población a
los opositores, a los agentes del cambio, tanto en Santa Clara como en
La Habana. Sin dudas, tiene que llover mucho para que los mansos
afluentes se transformen en torrentes, desemboquen en un río, y este se
desborde arrolladoramente. Tal vez ha comenzado el aguacero y, si en los
meses de lluvia que todavía faltan, no aparece en el camino un éxodo
masivo, pudieran, por fin, romperse los diques.

http://www.diariolasamericas.com/news.php?nid=37180

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
September 2007
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives