Represión en Cuba

La sangre de la libertad

La sangre de la

Miguel Iturria Savón

LA HABANA, Cuba, enero (www.cubanet.org) – Orlando Freire Santana,
ganador del Premio "Novelas de gavetas Frank Kafka", ha recibido varios
ejemplares de La sangre de la libertad, financiada por el Ministerio de
Relaciones Exteriores de la República Checa y presentada en La Habana
por el Proyecto de Bibliotecas independientes de Cuba, que promueve
concursos para difundir a los autores discriminados en la isla.

Freire es conocido por sus artículos, algunos relatos y los ensayos La
evidencia de nuestro tiempo, Premio Vitral 2006, auspiciado y editado
por el Centro cívico religioso de Pinar del Río; La perentoriedad de las
dos tareas, premiado ese año por la revista Disidente Universal, de
Puerto Rico; Los escritores y la revolución cubana, que prepara la
editorial Renacimiento, en Sevilla, España, y Hacia el ocaso de una
dicotomía, donde retoma la globalización en el contexto latinoamericano.

La obra de este autor es contemporánea y realista; recrea sus
circunstancias personales, sociales y culturales. En sus ensayos y
relatos, más reflexivos que intuitivos, se aprecia la síntesis de
recursos formales. Los protagonistas de sus cuentos son individuos
comunes, creíbles y vigorosos, enfrentados a los retos del presente. En
ellos converge el sexo y el amor, la memoria y la muerte, la
cotidianidad y la trascendencia, las miserias humanas y la lucha por la
libertad. La precisión en los diálogos revela el diseño previo de
personajes y situaciones extraídos del entorno insular.

La búsqueda de la libertad filosófica y personal es el tema esencial de
las entregas de Freire Santana y gravita en La sangre de la libertad,
obra de madurez creativa e intelectual, que rompe la inercia de la
literatura cubana pues asume el tema de la oposición y la represión
gubernamental.

Está escrita en tres tiempos. Una narración en presente sobre una
reunión de opositores, que es el tiempo de la novela; otra en la tercera
persona del pasado, en la que el protagonista cuenta los avatares de la
revolución desde mediados de los sesenta a la actualidad, y un tercer
enfoque a través del monólogo de uno de los personajes.
Quien conoce al escritor corrobora el carácter autobiográfico y
testimonial de esta obra. Tanto Osvaldito, protagonista principal, como
Tony, el opositor, son el alter ego de Orlando Freire, que hace
ficciones desde sus vivencias y sus contactos con la oposición pacífica,
presentada con respeto, gracia y desenfado, sin obviar el desafío de sus
representantes, a los cuales identificamos por la caracterización
psicológica y los matices ideológicos de los asistentes a la reunión
convocada por Tony.

Osvaldito se mueve en la búsqueda de la libertad filosófica, presionado
por la necesidad. Comprende, como Sartre, que la acción del hombre es
irreductible a los elementos materiales que la condicionan, pero hay un
resquicio, una posibilidad de acción para manifestar la libertad. El
macro relato abarca al edificio, sus vecinos, las actividades de época y
los hechos retrospectivos. La búsqueda de la libertad política se
conecta con la exploración de la libertad filosófica en el sentido
especulativo del personaje, quien asume esa lucha en sus tres
vertientes: la necesidad histórica, la necesidad emigrante y la
necesidad masturbadora.

Los capítulos avalan tales búsquedas, principalmente a través del micro
relato de Osvaldito, quien monta en la alfombra de sus recuerdos a
familiares, amigos, libros, autores, encuentros, fracasos y obsesiones
que acentúan su timidez o cubren el vacío de la soledad; mientras Tony,
su amigo y vecino, espera con incertidumbre a los opositores que
analizarán el documento "Cuba, la reconciliación nacional", bajo el
riesgo de ser apresados por los agentes de la policía política.

Como los personajes están marcados por la experiencia totalitaria, el
libro transmite la atmósfera opresiva desde el primer párrafo hasta el
último. Al ficcionar sobre lo que está ocurriendo, el narrador logra
comentarios paralelos a las acciones y al pasado inmediato del país.
Freire Santana sacude la somnolencia de un proceso social inacabable.
Zarandea la mística revolucionaria y exterioriza el descontento. Hurga
en la memoria histórica, pero no explica la nación ni la cronología de
una época. Está más interesado en hacerle contrapeso a la historia oficial.

La sangre de la libertad es una novela de género, contestataria y
equilibrada, que inaugura un tema que aún es tabú en la literatura
insular, el de la política a contracorriente, sin concesiones. No
denigra a la oposición, la exalta y recrea el abanico variopinto de sus
agrupaciones y representantes. En sus páginas palpita la censura y la
intolerancia, el asedio y la represión de los agentes del régimen para
aislar y acabar con quienes promueven los derechos humanos y los cambios
democráticos en la isla.

Tal vez por eso, desde la ficción, el prosista aborda casi todas las
aristas sociales y humanas, desde el control sobre los vecinos del
edificio ejercido por Oscar, presidente del comité de defensa de la
revolución, quien lleva el "cuéntame tu vida" de todos con la ayuda de
su esposa Aracely, que encabeza la Federación de Mujeres Cubanas. No
faltan, por supuesto, las reuniones y los círculos de estudio, la
vigilancia, la autocensura, la división familiar por razones políticas,
el éxodo masivo de 1980, las discrepancias entre guevaristas y pro
soviéticos, las escuelas al campo, los juegos prohibidos, la simulación
y la corrupción, apreciable en "el invento", el robo y el soborno.

El personaje de Vladimir, hermano y contrapartida de Osvaldito, ilustra
el machismo y el automatismo de los jóvenes que cumplen órdenes
absurdas, incluida la guerra en Angola, donde muere.

La Habana y su entorno devienen personajes, al igual que el sexo,
presente y liberador, pues Osvaldito, atrapado por la y la
timidez; necesita liberarse de la masturbación y acceder al sexo, en el
cual lo inicia Mara, su cuñada y amante.

En un ángulo paralelo fluye la reunión de los opositores en el
apartamento de Tony, quien invitó a Osvaldito por primera vez. Al final,
tocan a la puerta. Es el deportista, el mismo oficial de la Seguridad
del Estado que detuvo a Tony en los alrededores de la casa de Vladimiro
Roca "¿Quién ha sido el traidor ahora?".

Así, en el suspenso y la incertidumbre, finaliza la novela, cual
metáfora de la realidad cubana de nuestros días.

http://www.cubanet.org/CNews/y09/enero09/02_C_2.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
January 2009
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives