Represión en Cuba

Sospechan que asalto a casa de misioneras fue obra de las autoridades

Sospechan que asalto a casa de misioneras fue obra de las autoridades

Martes, Agosto 28, 2012 | Por Frank Correa

LA HABANA, Cuba, 28 de agosto (Frank Correa, www.cubanet.org) – Un

hombre acompañado de una anciana y una joven con un niño de tres años,

violentó el candado del portal de la situada en la calle 238 y

Tercera, en Jaimanitas, que desde hace 15 años ocupan cinco religiosas

del Movimiento de los Focolares, de la Iglesia Católica.

Las misionera -dos mexicanas, una argentina y dos italianas que trabajan

en la Nunciatura Apostólica evangelizando en Cuba- no se encontraban en

el momento de la violación de la morada, ocurrida el pasado miércoles en

horas de la tarde.

Jorge, empleado de mantenimiento de la vivienda, llegó en el momento en

que el infractor, nombrado "Ariel", se disponía a violentar un segundo

candado para entrar al patio, y corrió a llamar a la policía.

La antigua propietaria de la vivienda de 238 y Tercera, que ocupan

desde hace 15 años las religiosas, se llamaba María Panda, fallecida

en el año 2010. Panda había entregado en testamento su propiedad al

Arzobispado de La Habana en el año 1997, y se retiró a vivir a una casa

de Miramar. "Ariel" alegó que antes de morir ella había cambiado el

testamento a su favor, colocó un nuevo candado que traía y se sentó con

sus acompañantes en los sillones del portal, como si viviese allí.

Dos automóviles marca Lada, con chapas HFE 593 y HDV 287, estuvieron

estacionados frente al vivienda desde la irrupción violenta de los

supuestos nuevos propietarios, como si conocieran de antemano la

situación, lo que ha aumentado las sospechas entre los vecinos de que el

incidente es una artimaña de la Seguridad del Estado para crear un

conflicto que obligue a las religiosas a abandonar la casa.

Los residentes de la zona que se curioseaban desde la calle para ver el

desenlace del suceso, alegaron que a María Panda no se le conocía ningún

pariente, pero "Ariel" ripostó que la cuidó durante los últimos años de

su vida, y que por eso la anciana había cambiado el testamento antes de

morir.

Cuando al fin llegó la policía a las 7 de la noche, dialogaron

amigablemente con "Ariel" y le dijeron al jardinero que no existía

delito, a pesar haberse roto un candado e intentado violentar otro.

Los agentes añadieron que aquel era un asunto civil, que debía

ventilarse en los tribunales.

"Ariel" dejó claro que la vivienda era suya y que las misioneras

debían recoger sus pertenencias y marcharse a otra parte. Luego se

retiró con sus acompañantes, y tras él lo hicieron los policías y los

dos autos Ladas.

Cuando regresaron a las nueve de la noche, las predicadoras dijeron que

no querían denunciar el incidente a la prensa internacional acreditada

en la isla. Sin , dijeron que estaban dispuestas a marcharse si

la Nunciatura se lo pedía, aunque ocupan la mansión desde 1997, cuando

el Arzobispado de La Habana se las entregó como lugar de residencia.

http://www.cubanet.org/noticias/sospechan-que-asalto-a-casa-de-misioneras-fue-obra-de-la-seguridad-del-estado/

Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
August 2012
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives