Represión en Cuba

Los balseros ya tienen su ‘día’ en Miami

Publicado el jueves, 08.21.14

Los balseros ya tienen su ‘día’ en Miami
NORA GÁMEZ TORRES
NGAMEZTORRES@ELNUEVOHERALD.COM

El Condado de Miami-Dade y la Ciudad de Miami proclamaron el 20 de
agosto como el día del vigésimo aniversario del éxodo de 1994, durante
una actividad este miércoles que reunió a representantes de todo el
exilio cubano, incluidos a algunos que llegaron a Estados Unidos durante
la llamada “crisis de los balseros”.

Rebeca Sosa, entregó, a nombre de todos los comisionados condales, la
proclama a Alicia García, presidenta de la fundación Exodo 94 y
principal organizadora de esta actividad en el parque Amelia Earhart, en
la ciudad de Hialeah. El día 20 de agosto de 1994 llegaron los primeros
cubanos a la Base Naval de Guantánamo, luego de que el presidente Bill
Clinton anunciara que los cubanos no serían admitidos a los Estados Unidos.

Sosa declaró que esta iniciativa tiene como objetivo “rendirle honor a
los que arriesgaron su vida y la perdieron en el mar, a los que llegaron
en la búsqueda del sueño de todos, la libertad y la democracia” y sobre
todo que “las futuras generaciones sepan que el precio de la libertad a
veces es muy alto”, subrayó.

“Yo me iba los viernes por la tarde hasta el domingo por la noche de
voluntaria al hogar de tránsito. Hubo momentos muy difíciles, cuando
llegaron balseros que estaban heridos. Imagínate, yo no sabía mucho pero
tenía que ayudar a curarlos. Nunca se me olvida cuando nos sentamos a
conversar con una familia y le pusieron a la niña una manzana frente a
ella en la mesa. Yo veía que no la cogía y le pregunté: ‘mi amor, ¿no te
gusta? Y la niña me miro y me preguntó: ‘¿qué es?’ Ese momento me
marcó”, rememoró la comisionada.

Por su parte, el alcalde de la ciudad de Miami, Tomás Regalado, quien
fue el primer periodista admitido en la base de Guantánamo, destacó el
“ingenio” de los cubanos y su “deseo de mejorar frente a la adversidad”.
“Los cubanos hacían de los paquetes plásticos de las comidas gavetas
para guardar su ropa; de los pedazos de la maderas, muebles; crearon
pabellones donde había arte, donde instruían a los niños. Se
convirtieron en autosuficientes, crearon una ciudad. Y en esos días que
viví allí, pensé que Cuba no estaba perdida para el futuro, que los
cubanos que quedaban en la isla iban a hacer como hicieron los balseros
allí, e iban a crear una nueva Cuba”, comentó.

Alicia García agradeció al “exilio cubano, que una vez más se unió e
hizo que esto fuera posible”, dijo a los presentes. En conversación
previa con este periódico, García destacó que las percepciones negativas
sobre los “balseros” han disminuido y que la entrada de los más de 35
mil cubanos que huyeron de la isla a los Estados Unidos fue precedida
por la intensa labor política de la comunidad cubanoamericana.

El Condado y la Ciudad de Miami también homenajaron a varios miembros de
la comunidad que ayudaron a balseros y sus familiares durante la crisis,
entre ellos el doctor Manuel Alzugaray, fundador del Miami Medical Team;
José Basulto, fundador de Hermanos al Rescate; el periodista Tomás
García Fusté y Guarioné Díaz, quien fungió como enlace civil de Estados
Unidos en la Base Naval de Guantánamo. Díaz había también ayudado a los
refugiados que llegaron durante el éxodo del Mariel en 1980, al frente
de la organización sin fines de lucro Cuban American Planning Council.

“La diferencia entre Mariel y Guantánamo es que los balseros de
Guantánamo fueron mejor recibidos por la comunidad cubana que quienes
llegaron durante el Mariel, pues hubo mucha publicidad negativa nacional
y local sobre ellos y se hizo mucho énfasis en que habían vaciado las
cárceles en Cuba, lo que era cierto, para molestar a Estados Unidos y a
las personas que iban a buscar familiares a la isla. Con Guantánamo fue
distinto porque hubo un período de adaptación en los campos, se pudo
trabajar con la opinión pública y con los líderes cubanoamericanos y por
eso hubo mucha mejor recepción y ayuda”, explicó Díaz a el Nuevo Herald.

La actividad fue también un punto de encuentro de muchas personas que
estuvieron en las bases de Guantánamo y Panamá durante los años 94 y 95,
quienes compartieron sus historias con este periódico.

Julián Camejo afirma que la Seguridad del Estado le ayudó a construir su
balsa. “Yo estaba preso por disidente. Me dejaron libre pero me dijeron
que tenía diez días para irme del país”. Camejo era el secretario por la
antigua provincia Habana (actualmente dividida en Artemisa y Mayabeque)
del Partido Pro Derechos Humanos.

“Me enviaron diez individuos que supuestamente iban a venir para acá
para ayudar a construir la balsa pero al final se quedaron allá. Ellos
traían todos los materiales. Estuve diez días construyéndola. Traje 19
personas, entre ellos cuatro menores. Ellos lo sabían (refiriéndose a la
Seguridad del Estado), me despidieron y me siguieron con las lanchas”,
narró Camejo.

Por su parte, Armando Marrero, quien administra la página de Facebook de
Éxodo94 junto a García, estuvo detenido en la base de Guantánamo por 11
meses. Marrero y cuatro amigos de la infancia decidieron comprar los
materiales para construir una balsa, pues él había estudiado
construcción naval. Aunque dice que nunca había navegado, se echó al mar
a las 11 de la noche el 19 de agosto. Solo llevaron agua pero “ese día
por la noche nos cogió un oleaje y nos tumbó todo. Estuvimos dos días y
medio sin agua, todos llegamos deshidratados”, recuerda.

El vino expresamente a Miami para participar en este evento. “Si es por
la libertad mía, lo volvería hacer”, afirma Marrero, quien es
electricista y tiene su propia compañía en Las Vegas.

Más cautelosa se mostró Moraima Alfonso, quien llegó a los Estados
Unidos en el último vuelo con refugiados de la base de Guantánamo.
Actualmente es maquillista del canal 41 y anteriormente lo era de la
televisión cubana cuando decidió, en el verano del 94, montarse en una
balsa con otras nueve personas porque su vida “no tenía sentido en
Cuba”. La travesía duró siete días y aunque llegaron hasta las costas de
la Florida, bajo la nueva política dictada por Clinton de “pies secos,
pies mojados”, fueron trasladados a la base estadounidense en suelo cubano.

“Lo peor que nos pasó durante la travesía fueron las alucinaciones. El
mar, el cielo, eran azules y al cabo de dos días estábamos aturdidos,
todo lo veíamos azul. También la sensación del ciego, durante la noche,
y el terror de estar desorientados”, recordó Alfonso, quien pidió a los
cubanos de la isla que no se tiraran al mar en balsas, como hizo ella
hace 20 años. “Es un momento de cambio, no de suicidio”, recalcó.

Source: Los balseros ya tienen su ‘día’ en Miami – Cuba –
ElNuevoHerald.com –
http://www.elnuevoherald.com/2014/08/21/1825133/los-balseros-ya-tienen-su-dia.html

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
August 2014
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives