Represión en Cuba

La voz del presidio político, desde una escuela convertida en cárcel

La voz del presidio político, desde una escuela convertida en cárcel
Testimonio de Rolando Yosef Pérez Moreira
Viernes, junio 10, 2016 | León Padrón Azcuy

LA HABANA, Cuba.- Desde una celda de la prisión conocida por Ceiba 5, en
la provincia de Artemisa, el preso político Rolando Yosef Pérez Moreira
logró –a través de manos amigas– hacer llegar una carta a CubaNet
fechada a principio del mes en curso, donde denuncia las opresiones a
que son sometidos los 376 prisioneros de este intempestivo reclusorio
cubano, un recinto que hace unos años era la escuela secundaria básica
Simón Bolívar.

En su carta el opositor, que extingue una sanción de tres años de
cárcel, comienza diciendo: “Es posible que la narración de lo que
transita cualquier preso político antes y después del cautiverio en las
prisiones cubanas, sea una muy pequeña realidad para muchos, y lo
entiendo. Pero la magnitud de tantos maltratos, humillaciones y
pesadumbres que sufren todos los reclusos en general, es imposible
contarlos a través de estas cortas líneas, se requiere soportarlos”.

Describe Pérez Moreira que desde su llegada a Ceiba 5, procedente de la
prisión de Taco Taco donde estuvo recluido por varios meses, ha tenido
encima el ojo del oficial de la Seguridad del Estado Javier Revoso
Pérez, quien atiende cárceles y prisiones en esta provincia. “Este
gendarme me ha sometido a varias requisas sorpresivas, me decomisó
algunos folletos de José Martí, varias cartas dirigidas a familiares y
amigos, donde manifiesto la terrible situación de la contaminación del
agua en este lugar, la falta de medicamentos y jeringuillas, el maltrato
de los guardias a los familiares, que en muchas ocasiones los hacen
regresar a sus casas cuando vienen a traerles comida y otros objetos que
necesitan los internos. De igual manera me incautó un diario personal y
otros objetos, alegando que son subversivos y contrarrevolucionarios.
Pero no bastándole, unos días después se apareció en mi celda acompañado
de un teniente coronel y otro oficial, quienes me amenazaron con abrirme
otra causa si continuaba con mis refutas debido a lo que sucede en Ceiba 5”.

Además de estas muestras, Yosef denuncia en su misiva el uso de la
población penal como mano de obra barata. Según su descripción, la
mayoría de los reclusos de Ceiba 5 trabajan en el desmantelamiento de la
antigua Fábrica Textil de Ariguanabo, demoliendo y derribando las viejas
construcciones. En el lugar, y por orden de Ramiro Valés –ex ministro
del Interior y Comandante de la Revolución– se reconstruyen grandes
almacenes a costa del trabajo de los presos que, además de estar mal
alimentados y remunerados, se les asignan los trabajos más peligrosos
sin proveerlos de los medios de protección necesarios. “Ya algunos
sufrieron terribles accidentes” subrayó Rolando, y ejemplifica: “Yolexis
Gonzales Almeida estuvo a punto de perder la vida cuando un pedazo de
concreto le produjo una enorme herida en la cabeza por falta de casco de
resguardo; también Héctor Posveco Palma, sufrió fractura en las dos
piernas cuando un andamio se vino abajo, y ambos permanecen en la
enfermería de la prisión donde la falta de atención especializada y
medicamentos para el dolor, constituyen un tormento añadido”, informa el
opositor en su carta.

Estas violaciones a los presos en la prisión de Ceiba 5 no constituyen
hechos aislados. Varios opositores que sufrieron cárcel coinciden en
asegurar que sería imposible presentar todas las historias de cada caso
del presidio políticos cubano, ni los sufrimientos por lo que pasaron.
“Se necesita dedicarles una enciclopedia para recoger los hechos
injuriosos de las más de 320 cárceles y campos de concentración que
existen en Cuba para mujeres, hombres, menores y militares”, dijo el
activista Luis Alberto Álvarez Bravo.

En tal sentido Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de
Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), reiteradamente se
ha referido a los cuantiosos reportes de los maltratos que sufren todos
los presos políticos cubanos y la población penal en general. “Resulta
imposible una cuantificación abarcadora de estos hechos, dada la
naturaleza opaca y cerrada del régimen imperante en Cuba hace seis
décadas”, acotó Sánchez hace unas semanas atrás.

No han servido de mucho las exigencias de la CCDHRN y otras
organizaciones dentro y fuera de la Isla para que las autoridades
cubanas permitan las inspecciones, de manos de organismos
internacionales, a los centros penitenciarios. Y si bien poquísimas
veces lo consintieron, varias organizaciones de la oposición democrática
aseguran que las visitas fueron bien controladas.

Lamentablemente, hasta hoy, todo trato ominoso que ocurre dentro de
ellas, es contado, a pesar del riesgo que supone, por hombres como
Rolando Yosef Pérez que hablan por los que no lo pueden hacer, a través
de cartas o llamadas telefónicas que pocas veces se escapan del control
de los oficiales que en ellas operan.

leonpadron16@gmail.com

@leonlibredecuba

Source: La voz del presidio político, desde una escuela convertida en
cárcel | Cubanet –
www.cubanet.org/mas-noticias/la-voz-del-presidio-politico-desde-una-escuela-convertida-en-carcel/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
June 2016
M T W T F S S
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives