Represión en Cuba

El deporte como arma ideológica

El deporte como arma ideológica
FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ | Miami | 25 de Julio de 2016 – 06:23 CEST.

Hace pocos días acaba de ser abanderada la delegación cubana a los
Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Una vez más, un acto de carácter
humanitario para mejorar la salud física, mental y social de los cubanos
se trastocó en un evento político, con citas laudatorias a los
fracasados ataques a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes
hace 63 años y, al estilo de un ejército incondicional de los
gladiadores, los deportistas debieron jurar “espíritu de victoria, alta
concentración, disciplina y responsabilidad, como regalo al 90
cumpleaños del Comandante en Jefe”.

Los cubanos estamos acostumbrados a estos terrenos donde se mezcla la
política con otras actividades humanas, contrarias muchas veces a todo
tipo de encasillamiento ideológico. El espíritu olímpico que parece
invocar el directivo del deporte cubano es exactamente lo opuesto a la
motivación de las antiguas Olimpiadas griegas, hechas para dar tregua y
hacer las paces entre los hombres. También contradice el lema de
aquellos primeros Juegos Olímpicos modernos de Atenas en 1896: “Lo
esencial en la vida no es vencer, sino luchar bien”.

Hay una cierta adicción de los regímenes totalitarios y las dictaduras
por el deporte como arma política e ideológica. Desde que el deporte es
parte de la vida espiritual de la modernidad, quienes se asumen como
egregios, como elegidos, creen firmemente, como los antiguos
emperadores, que en una medalla de oro, plata o bronce se resume el
éxito de la sociedad toda. Llegan incluso, dado ese poder delirante que
da su ejercicio absoluto, a dirigir un equipo de béisbol en el terreno.
Todos los recursos económicos y sociales —que suelen ser pocos— son
puestos en función de obtener esas medallas, y quienes fracasan en el
empeño, sean deportistas, entrenadores o directivos cargan la culpa, no
solo del fracaso, sino del fracaso del régimen en áreas que tampoco
tienen nada que ver con el deporte.

El deporte, por su esencia, solo puede ser el efecto, la consecuencia
natural de cierto grado de desarrollo socioeconómico. Invertir la
ecuación, es decir, hacer del deporte la causa del desarrollo es, además
de una falacia, un error de gravísimas consecuencias. Tomemos un ejemplo
que los cubanos conocemos muy bien: los Juegos Panamericanos de la
Habana en 1991. Con esa gracia y chispa de los cubanos, corría por las
calles habaneras aquel verano el siguiente chiste: “¿Cuál es el animal
que en 15 días se come la comida de un año?”. Y la respuesta era el
tocopan, una especie de ave autóctona que era la mascota de los juegos.

En efecto, para levantar todos los campos deportivos que hicieron falta,
pagar la comida y las horas de trabajo de miles de trabajadores, y
después dar albergue y alimentación a cientos de deportistas de toda
América se invirtieron parte de los recursos del llamado Periodo
Especial que ya comenzaba. ¿Cómo puede suceder semejante locura? ¿Cómo
la “gloria deportiva” puede sustituir las necesidades vitales de todo un
pueblo, como sucedió en los siguientes dos o tres años de aquella liza?

Hoy nadie se acuerda de los Juegos Panamericanos ganados por Cuba. Pero
cualquier cubano recuerda el llamado Periodo Especial que siguió a aquel
desatino. Todavía hoy quien toma la Vía Blanca en dirección el este
podrá ver el Estadio Olímpico a medio hacer, literalmente tragado por
la hierba y el abandono. Por cierto, alguien ha comentado que por el
lugar que se encuentra y al no estar techado, los récords allí no son
homologables por la velocidad a que sopla el viento en la Playa del
Chivo. ¿Sabían eso los arquitectos e ingenieros? Probablemente sí, pero,
¿y qué?

Tal vez motivados por los éxitos de los Panamericanos —debe aclararse
que EEUU asistió con una delegación de segunda categoría aludiendo
prepararse para las Olimpiadas—, el Gobierno cubano le puso aún más
recursos a la delegación a los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992.
Para quien no recuerde el contexto, ya las ciudades cubanas se poblaban
de bicicletas, había apagones casi diarios, y la polineuritis carencial
enseñaba las primeras víctimas. Cuba llevo un total de 176 deportistas,
126 hombres, 50 mujeres, y un nutrido grupo de entrenadores y otros
personajes ajenos al músculo. Compitieron en 16 deportes y lograron el
quinto lugar del orbe con 14 medallas de oro, de las cuales la mayoría
fue debido al boxeo.

No es difícil entender entonces por qué no pocos cubanos disfrutan de
manera diríase esquizofrénica cuando pierden los deportistas cubanos,
cuando a los equipos de béisbol les hacen diez carreras por cero, cuando
noquean a los boxeadores cubanos, y cuando —esto es muy triste— a los
estelares del equipo masculino de voleibol los encarcelan por supuestos
violadores, noticia que como suele suceder, se ha dado en Cuba de forma
ambigua, poco clara.

El régimen cubano es el único responsable de que muchos cubanos estén
contra su propia gente, contra su propia bandera. Al ideologizar el
deporte, algo antinatural pero muy afín a las dictaduras, lo encierran
en los inflexibles marcos de la política. De tal modo, apoyar a los
deportistas cubanos pudiera ser apoyar al régimen; y su derrota en
cualquier escenario deportivo es la derrota del Gobierno cubano.

Para colmo de la ideologización y la idiotez, cuando un deportista
“deserta” —la palabra lo explica todo—, sus récords son borrados en
Cuba; quienes lo mencionaban en la radio o la televisión se cuidan de no
mencionar su nombre; los vecinos preguntan en voz baja por él. Los
libros y la prensa escrita insisten en hablar de un deporte cubano antes
y después de la Revolución, como si los campeones hasta Melbourne 1956
fueran menos que los de Beijín 2008 o Londres 2012. Siguen llamando al
béisbol “pelota esclava” mientras el cubano de la peña deportiva del
Parque Central sabe cuántos millones gana Abreu, Céspedes, o el contrato
reciente de Yulieskiy Gurriel con los Astros de Houston.

Creo, sinceramente, que en toda esta contradictoria encrucijada quienes
más han sufrido son los deportistas cubanos. Ellos, más que nadie, deben
tener “gandinga” para soportar esas descargas politiqueras, ser
vigilados como niños por la Seguridad del Estado durante los juegos, y
aun así, presionados para ganar toda costa. Todo después de haber
entrenado en condiciones desfavorables. Y todavía salir a competir,
ganar, y saber que también en las gradas y frente a los televisores del
mundo hay muchos cubanos que le hubieran deseado la peor de las suertes.

Source: El deporte como arma ideológica | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/deportes/1469310025_24080.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
July 2016
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives