Represión en Cuba

Rédito para el régimen, cerrojo para la sociedad, palos para la oposición

Rédito para el régimen, cerrojo para la sociedad, palos para la oposición
DDC | La Habana | 20 de Julio de 2016 – 14:27 CEST.

Antonio Rodiles, coordinador del Foro por los Derechos y Libertades
(ForoDyL):

Hace un año que se restablecieron las relaciones pero, si contamos los
18 meses dentro de un proceso político oculto, son unos tres años de
acercamiento entre Washington y La Habana y, en este período, lo que
hemos visto muy notablemente, muy claramente, es que hay un aumento en
la represión y la violencia.

Es una situación que no solo se circunscribe a la oposición y a los
activistas de derechos humanos, sino también a la población, al cubano
común que no se mete en política porque tiene miedo, a los
cuentapropistas, por ejemplo, con las multas, los controles, todo el
tema de los tributos abusivos y excesivos.

Lo que estamos viendo es a un régimen que ha ganado espacio en la arena
internacional y que dentro, hacia el cubano, se está atrincherando.
Muestra de eso es el éxodo incontenible que estamos viendo en los
últimos tiempos.

La Administración Obama había dicho que la mejor vía para lograr cambios
positivos en Cuba era esta, pero me parece que ya va siendo hora de que
al menos empiece a mencionar públicamente que las cosas no van como
ellos esperaban, porque lo que estamos viviendo es un proceso de
disminución de todas esas libertades y derechos.

Desde un principio, desde el Foro por los Derechos y Libertades se
defendió la necesidad de que hubiera un proceso político real, donde el
régimen tuviera que dar pasos también. No es lo que ha ocurrido. Existe
una especie de empecinamiento por parte de las personas que iniciaron la
agenda de seguir otorgando facilidades sin que el régimen dé
absolutamente nada.

Es muy preocupante que en las últimas semanas estamos viendo una oleada
de encarcelamiento, no solo de arrestos temporales, y que sigue el
silencio total frente a esta situación por parte de Washington. Por otra
parte, el famoso empoderamiento que iban tener los cuentapropistas no lo
vemos por ninguna parte.

La respuesta que ha tenido el régimen a las medidas de la Administración
Obama ha sido mantener la cerrazón de siempre y llama la atención que no
existe ningún pronunciamiento por parte de ninguna institución, incluso
de derechos humanos, con respecto a la situación real.

Laritza Diversent, directora de Cubalex:

La aproximación entre ambos gobiernos ha sido positiva aunque no hemos
visto por parte del Gobierno cubano ningún paso adelante en cuanto al
avance en el respeto a los derechos humanos en la Isla.

Compete a la sociedad civil cubana ampliar las estrategias para lograr
el reconocimiento de nuestros derechos.

La represión se está recrudeciendo contra las opositores, pero opino que
es más por el miedo que tiene el régimen que por su posición privilegiada.

Eduardo Cardet, coordinador nacional del Movimiento Cristiano Liberación:

Para el pueblo de Cuba este ha sido un año muy duro, difícil, que ha
estado marcado por un agravamiento de la crisis económica y social, un
incremento alarmante del éxodo de cubanos que, por cualquier vía, parten
hacia el extranjero, sobre todo hacia Estados Unidos, como casi única
oportunidad de mejorar sus vidas.

En el orden político, no ha habido cambios para los que estamos
trabajando desde la oposición, desde la disidencia. La represión se ha
incrementado; no es que lo digamos nosotros, es una violencia palpable
contra las Damas de Blanco, contra toda la oposición en general, contra
cualquier manifestación de participación independiente.

Desgraciadamente, no ha habido una apertura democrática en lo más
mínimo. Sí ha ocurrido a nivel mediático para el Gobierno de Cuba lo que
nosotros hemos llamado un “cambio fraude”. Muchos países democráticos
del mundo entero, como los de la Unión Europea, han tratado de
redireccionar las relaciones que tenían con el Gobierno de Cuba como si
realmente casi todo estuviera resuelto.

Nosotros seguimos sin oportunidades, no hay participación posible en la
vida política de nuestro país. Los cambios económicos son mínimos, solo
un pequeño grupo de ciudadanos puede participar de una manera muy
controlada en actividades económicas y cada día es más difícil; hay un
accionar contra el campesinado cubano imponiendo una serie de medidas
que son muy contraproducentes y, en general, contra el trabajador por
cuenta propia. No se han abierto verdaderos espacios de participación en
la vida económica del país y los resultados se pueden apreciar.

El Gobierno es el que más se ha beneficiado porque este intercambio que
ha tenido Estados Unidos ha sido fundamentalmente con representantes del
Gobierno. Los principales acuerdos que se han logrado han sido entre ellos.

No hay nada que realmente haya impactado favorablemente en la vida de
nuestro pueblo. Existía algún nivel de expectativa que rápidamente se
disipó en la medida en que las cosas fueron transcurriendo y, por
supuesto, Raúl Castro y sus personeros despejaron cualquier esperanza de
que hubiera un cambio real en nuestro país.

En las negociaciones todo se ha manejado con mucho hermetismo, lo que
hace difícil tener una idea clara de lo que está sucediendo. Esto era de
esperar por parte del Gobierno cubano, pero no por parte del Gobierno
norteamericano.

Berta Soler, líder de las Damas de Blanco:

A un año de cambiar la Sección de Intereses por una embajada el cambio
ha sido bien grande, no solo de nombre, sino de cómo se está comportando
la Embajada de los Estados Unidos.

En estos momentos, puedo decir que muchos activistas de derechos humanos
que tenían tiempo de máquina allí para poder comunicarse con el exterior
y poder informar de su trabajo y la situación en la Isla se han visto
afectados.

No hay ninguna facilidad para el acceso de la sociedad civil a las
máquinas. No puedo decir que la atención o el contacto con los
funcionarios norteamericanos ha dejado de existir, pero vemos cómo todo
ha cambiado.

Las máquinas a las que antes teníamos acceso ahora se están ocupando
para cursos de inglés para jóvenes. No estamos en contra de esto, pero
son jóvenes que responden al Partido Comunista, no son representantes de
la sociedad civil, no son opositores al Gobierno. Son personas indicadas
por el Gobierno cubano al norteamericano.

Estas relaciones entre el Gobierno de Estados Unidos y el régimen cubano
para nada han beneficiado al pueblo de Cuba. Lo que vemos es que al
presidente Barack Obama lo único que le interesa son los negocios, hacer
negocios con militares porque aquí quien dirige Gaviota, TRD, son las
Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

Son negocios que no van a beneficiar al pueblo de Cuba para un cambio.
Vemos que se ha recrudecido, después de la visita de Obama, la represión
policial y del Departamento de Seguridad del Estado contra las personas
que quieren ejercer su libertad de expresión, de manifestación pacífica.

El ejemplo, las propias Damas de Blanco, que hemos sido reprimidas
durante 62 domingos seguidos. No vemos que el Gobierno norteamericano
alce su voz para exigirle al régimen cubano que cese en su proceder.

Manuel Cuesta Morúa, líder del Partido Arco Progresista:

Ha sido un primer año muy importante para quienes hemos creído que la
mejor opción era el cambio de política de Estados Unidos hacia Cuba.
Como todo proceso político, es gradual y no se logran todas las metas
inmediatamente.

Lo importante es el hecho de normalizar a Cuba. Yo creo que ha sido una
de las cosas clave: encaminar a Cuba hacia la normalización hacia el
interior y el exterior del país.

Durante este año, en sentido general, los cubanos nos enfrentamos como
país a nuestras debilidades y se nos presentan nuevos desafíos. Ha
quedado claro, no ya el estancamiento, sino la derrota estratégica del
Gobierno cubano en cuanto a la capacidad para imaginar un país y
enfrentar los desafíos del país.

Los ciudadanos se enfrentan a la necesidad de reinventar sus vidas.
Todos nos encaminamos en esta dirección. Y para la sociedad civil, el
desafío es imaginar qué podemos hacer y cómo podemos trabajar en la
democratización estrictamente en términos políticos y no solo heroicos.

Ángel Moya, exprisionero político del Grupo de los 75:

Cuando el régimen cubano y el Gobierno de Estados Unidos restablecieron
relaciones, denunciamos y advertimos a la comunidad internacional que
eso no iba a beneficiar en nada al pueblo cubano, simplemente se
fortalecería el régimen, puesto que políticamente iba a obtener
reconocimiento por el Gobierno de Estados Unidos y, además, iba a crear
una situación de acercamiento en el resto del mundo.

Siempre hemos dicho que cualquier tipo de relación con el régimen cubano
tiene que estar condicionada al respeto de los derechos humanos, a la
libertad de los presos políticos, entre otras cuestiones.

A un año de relaciones con el régimen cubano, apoyando las actividades
de la campaña #TodosMarchamos por la liberación de los presos políticos,
hemos sido reprimidos brutalmente por las fuerzas represivas. Incluso
cuando el presidente Obama llegó a Cuba fuimos reprimidos.

En realidad, nada ha cambiado, el régimen sigue fortaleciéndose,
equipándose y perfeccionando su mecanismo represivo.

Lo está viendo el mundo. Miles de cubanos abandonando el país, huyendo
de la dictadura. Médicos, ingenieros, abogados y hasta militares venden
sus propiedades para escapar y llegar a los Estados Unidos. Este es el
resultado de un año de relaciones.

Siempre hemos abogado porque al Gobierno cubano no se le puede tratar
con paños tibios, hay que tener mano dura. Sabemos que la libertad de
Cuba depende de los cubanos, pero abogamos por la solidaridad de la
comunidad internacional, que recorte los recursos al Gobierno cubano,
que son desviados del pueblo para reprimir.

Martha Beatriz Roque, exprisionera del Grupo de los 75:

Las expectativas que levantaron las relaciones con el Gobierno de
Estados Unidos se han quedado bastante cortas. Hemos vivido un año lleno
de dificultades y vamos a vivir un año con más dificultades todavía.

Se pensó que una mejora en las relaciones podía ser una mejora para el
pueblo. Fue lo que dijo en todo momento el presidente Obama, que la
sociedad civil iba a sentir las mejorías, pero hasta el momento no ha
sido así, no ha sentido nada a no ser las patadas y piñazos que da el
régimen.

El régimen es el que ha podido disfrutar del alivio de las restricciones
decretadas por la Administración Obama, el pueblo se mantiene con sus
mismos problemas, incrementados ahora con la falta de transporte, los
apagones, falta de agua.

Lo que ha propiciado la Administración Obama es que el dinero vaya a
parar a los bolsillos de los hermanos Castro, en ningún momento al
bolsillo del cubano. Con las relaciones Washington-La Habana, además, el
régimen se ha visto respaldado internacionalmente.

Observatorio Cubano de Derechos Humanos:

El Gobierno americano ha intentado hacer, a través del restablecimiento
de relaciones con La Habana, un acercamiento político que ayudara a
suavizar el régimen y abriera puertas al bienestar de la población.

Asimismo, el presidente americano le ha dado visibilidad a la sociedad
civil independiente en eventos como la Cumbre de las Américas y en su
reunión con la disidencia en La Habana durante su visita.

Ha implementado la cuantía de las remesas a la Isla. Ha creado unas
expectativas de cambio en la comunidad internacional que no están en
sintonía con la realidad de un hipotético cambio en la Isla y que ha
desvirtuado la realidad en el interior del país.

El Gobierno cubano ha aprovechado esta situación para amplificar esta
imagen de cambio en el exterior. Ha sido el gran beneficiado, no así la
población cubana, que sigue en la misma situación.

El Gobierno cubano ha incrementado la represión dentro del país. No hay
más que remitirse a los datos. No ha abordado los cambios estructurales
prometidos ni los constitucionales necesarios e imprescindibles para
regenerar la política y mejorar las condiciones de vida de los cubanos.

El Gobierno cubano ha demostrado su falta de interés por reformar el
sistema y democratizar el país. No ha hecho ni un solo gesto en aras de
implementar los convenios de la Organización Internacional del Trabajo
(OIT) ni los pactos de Naciones Unidas.

Por tanto, entendemos que el Gobierno, una vez más, se ha valido de las
buenas intenciones del acercamiento al pueblo cubano para obtener rédito
y prestigio internacional a cambio de algunas promesas incumplidas sin
dar nada sustancial a cambio.

El OCDH está procesando una encuesta realizada dentro del país que se
publicará en unos días. Una de las preguntas centrales es ¿en que ha
mejorada su vida después del acercamiento entre ambos países?

Erik Jennische, director del Programa América Latina de Civil Rights
Defenders:

El restablecimiento de relaciones con Estados Unidos y con la Unión
Europea (UE) son interdependientes.

Desde hace años se discute en la UE una nueva política hacia Cuba y, de
hecho, la UE inició las negociaciones antes de que fuera conocido que
Estados Unidos estaba negociando.

Los dos procesos han creado una carrera entre actores internacionales
que quieren ser partes de, o protagonistas en el cambio en Cuba.
Gobiernos, empresas, ONG, medios etc. participan en esa carrera. Sin
embargo, el único cambio que han logrado son justamente estas nuevas
relaciones internacionales. Y lo único que ha ofrecido el Gobierno
cubano a cambio de esas nuevas relaciones, son “diálogos sobre derechos
humanos”. Pero el diálogo no va a servir para mucho si no hay un
compromiso por parte del Gobierno cubano de respetar e implementar los
derechos.

El otro problema es que el acercamiento con el Gobierno llevará a un
distanciamiento entre los actores internacionales y la sociedad civil
independiente en Cuba. El Gobierno cubano no acepta que los actores
internacionales que quieren relaciones con él al mismo tiempo tengan
relaciones cercanas con la sociedad civil independiente.

Lo más positivo de este nuevo escenario es que los gobiernos
latinoamericanos ya no tienen excusa para no preocuparse por la realidad
cubana. El proceso abre la puerta para que los gobiernos democráticos en
la región pongan presión en el Gobierno cubano de respetar los derechos
humanos. Pero, para que eso ocurra, hacen falta relaciones amplias entre
la sociedad civil cubana y la sociedad civil latinoamericana, y esto
todavía no existe.

Source: Rédito para el régimen, cerrojo para la sociedad, palos para la
oposición | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1469017652_23984.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
July 2016
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives