Represión en Cuba

Nuevas tácticas represivas de la Seguridad del Estado

Nuevas tácticas represivas de la Seguridad del Estado
Ante las nuevas relaciones del gobierno cubano con el mundo, se utilizan
métodos más sofisticados de represión
Lunes, diciembre 19, 2016 | Reinaldo Emilio Cosano Alén

LA HABANA, Cuba.- Una reunión del Ejecutivo de la Asociación Sindical
Independiente de Cuba (ASIC) convocada para la mañana del pasado
viernes, fue frustrada por la policía política. Se impuso la fuerza bruta.

Iván Hernández Carrillo, secretario general de la ASIC, exprisionero de
conciencia del Grupo de los 75, declara: “Alejandro Sánchez Zaldívar,
del Mariel y Pedro Sánchez Scull, de Habana Vieja, miembros del
Ejecutivo me llamaron por separado a mi casa en Colón, provincia
Matanzas. Dijeron que dos oficiales de la Seguridad del Estado
estuvieron en sus viviendas para coartarlos, que no permitirían la
reunión y que me dijeran que no yo fuera por La Habana, que si iba me
meterían preso”.

Ariadna Mena Rubio, secretaria de Atención a los Jóvenes Trabajadores,
sufrió la visita de los agentes. “Era de noche. Mi esposo y yo con
nuestra hija regresábamos a la casa. Al acercarnos tuvimos la
desagradable sorpresa de que la policía política (DSE) había tomado la
calle y situado carros patrulleros, como si fuéramos peligrosos
terroristas. Dos secuaces estaban a la entrada del edificio. Me dijeron
que no admitirían la reunión de por la mañana”, comenta Mena.

Resulta “curioso” que la coacción militar contra seis pacíficos
opositores ocurra a pocas horas de que Cuba y la Unión Europea
suscribieron el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación con
consiguiente levantamiento de la Posición Común impuesta en 2006 al
régimen de la isla por violadora de los derechos humanos.

“¡No vamos a permitir reunión de opositores, de ningún grupo, en ninguna
parte!”, es cliché de la nueva metodología light represiva de la policía
política en los últimos meses contra individuos y organizaciones
contestatarias. Otros ejemplos reafirman esa directriz.

El licenciado Guillermo Toledo, Coordinador de Enlace del Encuentro
Nacional Cubano, denunció que en los primeros días de octubre “la
Comisión Jurídica dentro de Cuba (presidida por el abogado René Gómez
Manzano) citó a su reunión constitutiva, pero fue impedida por la
Seguridad del Estado. El régimen hizo al licenciado Juan Carlos González
Leiva un “acto de repudio” en el curso del cual lanzaron piedras a su
casa, y en vísperas de la reunión las fuerzas represivas le impidieron
salir de su vivienda para dirigirse a la Terminal de ómnibus de Ciego de
Ávila para viajar a La Habana.

Algo parecido le ocurrió al licenciado Raúl Luis Risco, en Pinar del
Río. Lo detuvieron cuando se disponía a partir a la capital en un taxi
colectivo. A partir de ese momento lo mantuvieron privado de libertad
hasta bien pasada la hora de la reunión. Los otros dos potenciales
participantes fueron visitados en sus domicilios por oficiales de la
Seguridad del Estado, quienes expresaron que la reunión no sería
permitida y les advirtieron que no salieran de sus casas. Por su parte,
el mismo Gómez Manzano también fue visitado en su domicilio por una
pareja de oficiales represivos quienes le advirtieron que no permitirían
la reunión de la Comisión Jurídica de la Sección Cuba de la Mesa de
Coordinación”.

Parecido control “disuasivo” aplicó el DSE contra la anual Premiación
del Concurso de Periodismo de la Asociación de Prensa Libre (APLP) el
domingo 20 de noviembre. Impuso un cerco militar a la vivienda de los
esposos periodistas José Fornaris y Amarilis Cortina, sede de APLP y
lugar de la premiación en Managua, municipio capitalino Arroyo Naranjo.

Entre los invitados a la fiesta del periodismo independiente, las
autoridades impidieron llegar a unos, obligándolos a regresar bajo
amenaza de detención, mientras otros fueron visitados y coaccionados en
sus viviendas para que no pudieran estar en premiación. Solo permitieron
pasar a la casa a unos pocos, con evidente intención de aparentar que la
entrega de premios no fue prohibida, pero deslucida.

“#Otro18”, movimiento enrumbado hacia las elecciones a la Asamblea
Nacional cuando Raúl Castro abandone el poder ese año, como ha
prometido, que preside licenciado Manuel Cuesta Morúa, no pudo concretar
varias reuniones organizativas por intromisión de la policía política
con su metodología saboteadora.

Según la página Web de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y
Reconciliación Nacional solamente el mes pasado se reportaron 359
detenciones arbitrarias cortas con diez agresiones físicas a opositores
pacíficos.

Mientras por un lado el gobierno aumenta las detenciones y retenciones
domiciliarias por corto tiempo, por otro lado “limpia” de presos
políticos y de conciencia las prisiones respondiendo a demandas de
grandes personalidades como el Papa o Presidentes mediante indultos
masivos en revoltijo de presos políticos y comunes. Indultos, no
precisamente amnistías políticas, que revelaría implícito reconocimiento
del estatus del beneficiado como opositor. Los indultos a reos políticos
y de conciencia generalmente están acompañados de destierro.

El gobierno cambia habilidosamente las tácticas represivas en intento
por lustrar su imagen en el exterior. Pero continúa la intransigencia
hegemónica del castrismo a la que la Unión Europea rocía agua bendita
con los Acuerdos firmados el 12 de diciembre entre la Unión Europea y
Cuba “para respaldar el actual proceso de desarrollo sostenido, de
democracia y derechos humanos” y pone a un lado la política restrictiva
impuesta en 1996 por graves violaciones de los derechos humanos y
ciudadanos, que persisten, aunque con nuevo cariz, menos chocante y a
pesar que el checo Pavel Telicka, segundo vicepresidente de la Alianza
de los Liberales y Demócratas del Euro Parlamento, en un comunicado
entre otras cosas, dijo: “Creo que un acuerdo de cooperación UE-Cuba
puede abrir un nuevo espacio para mejorar las relaciones, pero la UE
debe mantener los derechos humanos y las libertades fundamentales en el
centro de este acuerdo”.

Tampoco se debe pasar por alto que la noria migratoria aumentó
sensiblemente en los primeros once meses de año fiscal 2016 de los
Estados Unidos, según datos de la Oficina de Aduana y Protección
Fronteriza de los EE.UU., muestra de descontento y desesperanzas de
considerable parte del pueblo cubano.

Iván Hernández Carrillo, refiriéndose a la boicoteada reunión recuerda
que la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de la que Cuba
forma parte desde su fundación, especialmente en su Convenio 87
garantiza el derecho de libre asociación pacífica sindical y el derecho
de reunión de sus miembros; que de forma parecida la Constitución de la
República de Cuba respalda esos derechos y que la Declaración Universal
de Derechos Humanos garantiza el derecho de circulación (Artículo 18);
libertad de pensamiento, de conciencia y religión, recibir información y
comunicarnos (Artículos 18 y 19).

¿Qué impide ejercer esos derechos? La ortodoxia intransigente del
régimen, que afloja el puño de hierro solo en apariencias.

cosanoalen@yahoo.com

Source: Nuevas tácticas represivas de la Seguridad del Estado | Cubanet

www.cubanet.org/mas-noticias/nuevas-tacticas-represivas-de-la-seguridad-del-estado/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
December 2016
M T W T F S S
« Sep   Jan »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives