Represión en Cuba

El mal mayor

El mal mayor
La respuesta a un artículo publicado en CubaNet sobre Rosa María Payá
Jueves, julio 13, 2017 | Orlando Luis Pardo Lazo

SAN LUIS, Misuri.- El escritor cubano Ángel Santiesteban, uno de los 100
Héroes Mundiales de la Información, elegidos por Reporteros Sin
Fronteras y la Agencia Francesa de Prensa en 2015, aún cumple en Cuba
una condena a cinco años (los últimos dos de manera extrapenal). Por
este motivo, el régimen le impide salir de la Isla, y lo somete a
múltiples violaciones de sus derechos en tanto ciudadano, incluida la
censura en que ha caído sobre su obra, en medio de la apatía del campo
literario cubano, que hoy tendría que tildarse de infame antes que
intelectual.

En su más reciente colaboración para CubaNet, titulada: “¿La dictadura
la estará presentando como una posible candidata?”, Ángel Santiesteban
se pregunta en público, con todo su derecho y también con toda
intención, si Rosa María Payá no será la candidata del castrismo para
perpetuarse, si la hija del mártir Oswaldo Payá no será la carnada con
que la dictadura engaña al mundo, implementando el cambio fraude de una
falsa transición. Un cambio fraude y una falsa transición que, por
cierto, Oswaldo Payá denunció de manera tal que eso le costó la vida el
22 de julio de 2012, cuando la Seguridad del Estado cubana lo ultimó en
un doble atentado en Cuba junto a Harold Cepero, si bien para
Santiesteban se trata todavía de “misteriosos acontecimientos que
llevaron a su padre hasta la muerte”.

La duda, asumo que cartesiana antes que castrista, acosa a Ángel
Santiesteban porque “en una de las últimas emisiones del noticiero
nacional de televisión, y en su emisión de la noche, el régimen dedicó
un ataque a una mujer totalmente desconocida para los cubanos de a pie,
es decir para casi todos”, “presentada como una enemiga de la
revolución, una mujer que pasaba su vida viajando, de un lado a otro, y
con el dinero que le pagan los enemigos de la revolución cubana y de su
pueblo”.

Dado que el régimen cubano ha roto su “tradicional secretismo” para
montar un “orquestado alboroto” de “publicidad gratuita hacia la
destacada disidente”, Santiesteban concluye que “creo ver un poco más
allá de ese descrédito que le dedicaron a la luchadora política,” pues
“resulta pecado subestimar a la dictadura”.

Según Santiesteban, “ellos, quienes tanto se cuidan, ¿estaban otorgando
a la población cubana otra alternativa política? ¿Nos mostraban otra
opción?” Es decir, “el cansancio y el miedo del dictador y de su
familia”, a estas alturas de la historia, “han comenzado a jugar, a
manipular en el ámbito político” y “de alguna manera demuestran, al
menos a mí, que son dinosaurios en el siglo XXI en fase de
enmascaramiento”. Y esa máscara para encubrir al neocastrismo, esa
elección alevosa “de entre toda la oposición”, ese “mal menor” que es
“sin dudas la mejor opción” y “el menos nocivo de los caminos, al menos
para ellos”, para Santiesteban lleva el nombre de Rosa María Payá.

Dado que Rosa María Payá tiene “formación católica, es decir, pacífica”,
los dictadores de Cuba “suponen que podrán manipularla”, tal como están
“usando a la iglesia, y al diabólico Jaime Ortega, quien siempre estuvo,
está, y estará, a favor de los Castro”. El cardenal Jaime Ortega, pues,
sería para Santiesteban una especie de Juan Bautista, mientras que Rosa
María Payá llegaría por fin a su Totalitarismo Prometido, investida por
Santiesteban como la profeta perversa de una Castrocracia a perpetuidad.

La herramienta cívica de la iniciativa ciudadana Cuba Decide, la cual
lidera Rosa María Payá (un plebiscito para que por primera vez desde
1959 sean los cubanos los que decidan entre la dictadura y la
democracia), es para Ángel Santiesteban paradójicamente la herramienta
con que el castrismo se salvará, dado “el crédito que otorgaría al
régimen un plebiscito”, “el respiro que les daría en estos momentos de
agonía”, pues “un plebiscito puede ser el último pataleo para conseguir
la permanencia en el poder, aunque sea negociando”. Los Castros “luego
manipularían al pueblo, ejercerían fraude en las urnas, y se quedarían
con el poder, dejando a un lado a la hija de Payá”.

Así, Santiesteban parece muy convencido y muy convincente de que el
pueblo cubano, puesto a elegir en libertad y bajo supervisión
internacional, elegirá su propia esclavitud bajo los Castros de segunda
y tercera generación. El cardenal Jaime Ortega es un Juan Bautista
desechable y Rosa María Payá es su Cristo de ocasión, eso ya lo sabemos
en este evangelio según Ángel Santiesteban. Mientras que el pueblo
cubano caería entonces en la tentación de traicionarse a sí mismo: según
Santiesteban, no tendríamos más opción que jugar a ser Judas.

Bueno, sí. Nos quedan algunas otras opciones en el propio artículo de
Santiesteban en CubaNet, pero de esas el castrismo no se atreve a hablar
en el noticiero nacional de televisión. Por ejemplo: José Daniel Ferrer,
líder de Unión Nacional Patriótica de Cuba; Berta Soler y su esposo
Ángel Moya, líderes de las Damas de Blanco; Antonio Rodiles y su esposa
Ailer González, líderes del Foro por los Derechos y Libertades; entre
“otros líderes” como “Guillermo Fariñas, Jorge Luis Antúnez, Cuesta
Morúa, y, por supuesto, Yoani Sánchez”.

En cualquier caso, esta Lista de Santiesteban incluiría a gente que sí
son “de la línea dura y no quieren dialogar con los Castro”. Guerreros y
no dialogueros, demócratas de acción y no de activismo, los que “exigen
su retiro” (a Raúl Castro) y “elecciones libres” de manera inmediata,
casi que por un milagro.

Santiesteban parece sugerir, pues, que Rosa María Payá hace campaña
electoral para la reelección de Raúl Castro y que ella está en contra de
toda votación pluripartidista en Cuba. Santiesteban parece asumir, pues,
que Rosa María Payá es miembro de un movimiento confesional cristiano en
lugar de uno laico y civil, emancipador de la cultura del miedo y de la
simulación, para que alguna vez los cubanos por fin vivamos en la
verdad. Santiesteban parece ignorar, pues, que Rosa María Payá ha
recibido varias amenazas de muerte contra su persona y su familia, tanto
dentro y fuera de Cuba, y que el castrismo hoy está en condiciones
perfectas de impunidad para hacerlas cumplir (una vez más).

Santiesteban se hace el santo y es su derecho. Nuestro héroe mundial de
la información sabe muy bien lo que hace. O lo que le han hecho hacer,
en esa Cuba corroída de castrismo por los cuatro costados. Pobre Ángel,
viejo amigo entre la amargura y el amarillismo, fungiendo de fiscal
contra las nuevas generaciones de cubanos y cubanas. Lo siento un poco
como un ángel caído en desgracia, en medio de la maldad que nos ciega a
todos los cubanos en cualquier parte, al punto de convertir a las
víctimas en verdugos al por mayor. Y Ángel Santiesteban, como yo, lo ha
sido muchas veces a lo largo de su brillante carrera como escritor:
víctima y verdugo. Y eso merece, sin ironías de ningún tipo, toda
nuestra inmediata autocompasión.

Pero, por favor, de ahí a esterilizar las esperanzas de libertad en una
Cuba sin Castros, va un buen trecho. Y la iniciativa Cuba Decide de Rosa
María Payá, que tanta repercusión y preocupación le está trayendo día a
día a la dictadura castrista, también merece una buena cuota de
amabilidad y, ¿por qué no?, de amor. El mal mayor, amigo Ángel
Santiesteban, sería redundantemente ése: dejar nuestra esperanza en las
manos enemigas de un mal mayor.

Source: El mal mayor CubanetCubanet –
www.cubanet.org/opiniones/el-mal-mayor/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
July 2017
M T W T F S S
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives